Empaques flexibles

Los empaques flexibles cumplen una misión fundamental. Deben preservar el producto en su interior desde el momento en que es envasado, durante el transporte, almacenamiento, distribución y exhibición. Llegando al final, hasta el momento de ser abierto por el consumidor. Muchas de las propiedades deseables obtenibles de los envases flexibles están íntimamente relacionadas con las propiedades de los plásticos.

A continuación, veremos algunas propiedades importantes y por qué son significativas desde el punto de vista de sus aplicaciones a los empaques:

Propiedades de los empaques flexibles

Resistencia mecánica a la tracción:

Esta propiedad comúnmente determina la cantidad del material plástico que se necesita para formar la pared del envase.

Resistencia mecánica a la perforación:

Muchos productos envasados tienen aristas cortantes y puntas agudas; por ejemplo, galletas, frituras, botanas. El material de envase debe ser mecánicamente resistente al efecto destructivo de estas formas características de ciertos productos envasados. Cediendo elásticamente ante el efecto de perforación, sin romperse ni deformarse.

Resistencia mecánica a bajas temperaturas:

Muchos alimentos envasados tienen que mantenerse en refrigeración, para llegar en óptimas condiciones de preservación al consumidor.

Barrera:

Una de las funciones primarias de un convertidor es la de proveer envases con las bajas permeabilidades posibles a los gases y vapores, al oxígeno, a la luz, a los aromas.

Sellabilidad:

Los empaques flexibles deben ser cerrados de alguna manera. La gran mayoría lo hacen por termosellado. Este es un proceso en el cual una de las capas que componen el conseguir su fusión y luego es mantenida en contacto con la superficie opuesta. Hasta que las dos capas solidifiquen formando una única capa.

Imprimibilidad:

Una de las herramientas muy importante; el mercadeo. El uso del envase para promocionar y describir al producto, los gráficos, el texto, la disposición de las figuras en el envase, tienen que estar reproducidos de manera muy precisa y atractiva.

Versatilidad de fabricación:

Los plásticos de uso corriente pueden ser convertidos en películas delgadas, fuertes y transparentes. Durabilidad Como el vidrio, los plásticos no se oxidan y son inertes al ataque de la gran mayoría de agentes ambientales comunes, con excepción de los rayos ultravioleta. Costo, Por último, y no menos importante, tenemos el costo del envase, que es en muchos casos el factor que decide entre un tipo de envase y otro.

Materiales empleados en los empaques flexibles

La gran variedad y disponibilidad de materiales con diversas propiedades permite, al fabricante de envolturas flexibles, confeccionar a medida un tipo de material de envase para cada aplicación. A continuación, presentamos algunos de los principales materiales comúnmente frecuentados: Papel Celofán Polietileno.

El más frecuentado es el polietileno de baja densidad (LDPE).

La lámina hecha con este material es suave al tacto, flexible y fácilmente estirable. Tiene buena claridad, provee una barrera al vapor de agua pero es una pobre barrera al oxígeno. No tiene olor o sabor que pueda afectar al del producto empacado. Es fácilmente sellable por calor.

Polipropileno

Es el plástico de menor densidad utilizado en aplicaciones de envasado. Biorientado, es mucho más transparente que el LDPE, además de ser más rígido y resistente. Posee menor permeabilidad a los gases y a la humedad y tiene un punto de fusión más elevado, haciéndolo útil en aplicaciones de empacado a altas temperaturas.

Poliéster

Es un material muy importante de envasado por sus excepcionales características mecánicas y dimensiones a alta temperatura.

Poliamidas

Es el nombre técnico del conocido NYLON. Es una lámina clara, con muy buenas propiedades de barrera al oxígeno y a otros gases. Pero muy pobre al vapor de agua. Es muy resistente, y tiene sobresalientes propiedades de resistencia a la perforación y al rasgado, aún a altas temperaturas.

Polímeros especiales

Son plásticos de aplicación muy específica cuando se requiere de características excepcionales de barrera, sobre todo al oxígeno.

Películas metalizadas

Este material es insustituible cuando se requiere una protección completa del producto. Se utiliza esencialmente como lámina de barrera a los gases y a la luz; además proporciona al material de envase una atractiva apariencia metálica. El Foil de aluminio se utiliza como componente de estructuras multicapa.

Foil de aluminio

Este material es insustituible cuando se requiere una protección completa del producto. Se utiliza esencialmente como lámina de barrera a los gases y a la luz; además proporciona al material de envase una atractiva apariencia metálica. El Foil de aluminio se utiliza como componente de estructuras multicapa.

Procesos de fabricación de empaques flexibles

La fabricación de un envase flexible consta de algunas o varias etapas de conversión, según sea la complejidad del envase. Presentamos algunas de las operaciones básicas de conversión:

Extrusión: Se utiliza para fabricar láminas y hojas de materiales termoplásticos.

Coextrusión: Es un proceso utilizado para obtener un producto que combina dos texturas: dos materiales diferentes se extruden para formar un solo producto.

Laminación: Quiere decir cuando el substrato es adherido a otro mediante aplicación de adhesivos.

Impresión: Cuando se aplican las tintas al material de empaque, en una manera controlada y según un cierto patrón

PET con recubrimiento químico a 1 cara:
Co-poliéster con recubrimiento químico a 1 cara; para impresión, laminación y metalización aprobada por FDA para contacto con alimentos; 12 micras.
PET con recubrimiento 2 caras para metalización e impresión:
Co-poliéster con recubrimiento químico a 2 caras para impresión, laminación y metalización; aprobada por FDA para contacto con alimentos; 12 micras.

envases flexibles

Contenido protegido por favor no copiar...Protected content please don't copy...